lunes, mayo 07, 2007
Publicado por Carlos Macedo at 12:07 p. m.

Esta foto tiene una historia muy particular, ya que al portador de la remera le tuve que hacer un pequeño engaño para que me permita retratarla.
En realidad le dije que la remera estaba muy buena y que la experiencia que habían vivido (bastante copada, por cierto) me inspiraban a emularlos.